No menu items!
lunes, mayo 20, 2024
- Publicidad -
Huelva Enciende Tradiciones

Aurora Águedo: “Ahora quiero vivir y hacer todas aquellas cosas a las que he renunciado durante 16 años”

La ex alcaldesa de Punta Umbría agradece especialmente la labor de trabajadores y concejales durante sus años como política

Espacio patrocinado por: Bogo

 

¿De donde eres?

Soy nacida en Huelva, llegué a Punta Umbría en el año 1991, por lo que llevo 32 años aquí, siendo este lugar el sitio de mi vida donde más he vivido. Mi infancia y adolescencia la viví en Huelva hasta que me fui a Sevilla a estudiar la carrera universitaria, que estudié Psicología.

¿En que ambiente familiar te criaste?

De mi familia destaco los valores de unión familiar, mi madre nació en Calañas, es andevaleña, y en todos esos pueblos los lazos familiares son muy fuertes. Mi padre era funcionario de Correos y Telégrafos y tengo un solo hermano, menor que yo más de cinco años, al que adoro. Nos criamos en un ambiente no solamente de familia nuclear, sino que también vivió siempre con nosotros mi abuela Aurora y nos criamos los primos y los tíos juntos.

Especialmente los recuerdos que tengo de la infancia son los de jugar en la calle y estar con todos los primos y disfrutar de las fiestas claves, donde toda la familia estaba muy unida, como en Navidad, por ejemplo. Teníamos mucha cercanía y solidaridad, muy unidos en lo bueno y también cuando necesitábamos algo más todavía. Mi familia es muy cristiana, así que nos hemos educado en esos vínculos. Fui además catequista de confirmación.

¿Cuál era tu rol en la familia?

Yo fui la mayor de los hijos y la mayor de las nietas por parte de todos los abuelos.

¿Se notaba ese peso de ser la primera que tenía que cumplir expectativas familiares?

Sí, siempre he sido excesivamente responsable.

¿Todo eso cómo ha repercutido en tu vida?

Como es una característica innata no creo que haya repercutido para mal, sino para bien. En la adultez, la responsabilidad que después tienes pues no es una carga porque estás acostumbrada a asumir esa responsabilidad y a preocuparte por todos, por los demás.

¿Te consideras una mujer independiente?

Soy muy independiente desde jovencita sin olvidar la responsabilidad que tienes con los tuyos, pero sí que soy independiente porque cuando eres adulta desde pequeña vas cogiendo una autonomía, que te sirve para ser independiente y autosuficiente y para poder ayudar a los demás. Hay pautas que me doy cuenta al hacer ahora un análisis, así siempre he pensado que el niño es el padre del hombre, con esta teoría de la psicología es algo que te vas dando cuenta de que es así.

¿Cómo te ha ido en el ámbito amoroso? ¿Cómo valoras esa parcela de la vida?

Ahora mismo no tengo pareja, no creo que me haya ido mal, quizá no he encontrado a la persona adecuada, además de que soy muy independiente. De las personas que he conocido en mi vida no tengo ninguna queja, pero lo que no cuaja y no tira hacia adelante pues es así. Aun teniendo el concepto que tengo de familia, también digo que estoy muy bien sola.

Ya está muy obsoleto eso de que hay que estar en pareja para ser feliz, ¿no?

El amor es mucho más amplio, amas a tus padres, amigos, sobrinos, etcétera.

Te pega haber sido una buena estudiante.

Fui buena estudiante y entré en el colegio con seis años. Como sabía ya leer y escribir pues de momento llevé un curso de adelanto. Después, debido a eso, tuve que repetir octavo de EGB porque no tenía la edad. Eso me marcó, porque se fueron mis amigas y yo solamente me quedaba porque no tenía los años para pasar.

Me ha gustado estudiar. Desde pequeña siempre lo tuve claro. Escuchaba a niñas decir yo quiero ser peluquera o quiero ser artista y yo siempre decía yo quiero estudiar. He vivido en una familia donde se ha potenciado muchísimo el tema de los estudios, que había que prepararse en la vida, y me ha gustado mucho también la lectura. Empecé a leer muy pequeña y determinados libros los empecé a leer a una edad muy temprana porque yo tengo una tía muy amante de la lectura que me influyó en esto. También recuerdo a mi padre, que también es muy amante de la lectura, en la cama por la noche leyéndome el Quijote, indudablemente es uno de los libros que adoro, y que cada vez que lo lees o relees, encuentras algo diferente, me encantan sus metáforas y me encanta el Quijote y el Sancho que toda persona lleva y ese equilibrio que hay que tener.

Le lectura determina en parte el desarrollo de una persona.

Sí, ahora mismo me da mucha pena que los niños y los adolescentes hayan perdido ese hábito con las nuevas tecnologías, porque antes teníamos un libro en las manos desde que éramos bien pequeños, con los cuentos que nuestros padres también nos leían, también ellos tenían más tiempo, y ahora no hay tiempo. Se ha perdido también ese proceso de socialización de los niños unos con otros. Tiene sus ventajas cuando está bien utilizada, pero se accede demasiado pronto, a una edad muy temprana.

Es algo que podrás comprobar en tu trabajo.

Ahora, como psicóloga acabo de incorporarme, pero cuando eres psicóloga lo eres siempre en cualquier faceta y es algo que he venido observando también en mis 16 años trabajando en el ámbito de la política.

Cuéntanos acerca de tu experiencia laboral, ¿donde empezaste a trabajar?

Mi primera experiencia laboral fue trabajando en el proyecto europeo Wossir, que fue el primer proyecto europeo que hizo la Facultad de Psicología de Sevilla, de ‘Socialización Laboral de los Jóvenes’, con la catedrática Lourdes Munduate. Después estuve en Editorial Océano, vendiendo libros, porque me quería quedar en Sevilla, ya que amaba profundamente esa ciudad. A continuación, trabajé en El Corte Inglés, en la correduría de seguros de El Corte Inglés, la Unión y el Fénix. Después me presenté aquí en Punta Umbría a una plaza de Servicios Sociales que era lo que siempre me ha gustado a mí y bueno tuve la suerte de aprobarla y así entré en el Ayuntamiento como psicóloga y jefa de Servicio del departamento, entonces era Bienestar Social y Juventud. Se dieron muchas circunstancias, yo venía de Madrid de hacer cursos de formación en El Corte Inglés para trabajar para ellos, y nos habían estado enseñando el organigrama de El Corte Inglés y la pregunta que cayó en el examen fue un organigrama de un departamento de Servicios Sociales, curiosamente. Y fui la última que entré en el examen porque no iba a entrar, porque al no ser de Punta Umbría, pensé que la plaza no podría ser para mí.

Yo he veraneado desde niña en Punta Umbría, y para mí es un sitio mágico, es el paraíso, y decidí quedarme a vivir aquí, por eso entré al examen. Animo a la gente a que se presente a las oposiciones que le guste porque yo estoy aquí y estuve a punto de no entrar en ese examen. Y de las 54 personas que nos presentamos aprobamos el examen 17 y después, en la entrevista con un psicólogo, me eligieron a mí.

¿Cuáles fueron tus primeros acercamientos a la política?

A mí la política me ha gustado siempre, pero nunca pensé que iba a participar de la vida política. Pero bueno, llegué a mi trabajo y tenía mucho contacto con la concejala de mi área, Pepi Garrido, y con el alcalde, Pepe Hernández, y con dos personas que para mí fueron muy importantes, que fueron Paco Cermeño y Javier Barrero. Entonces participaba en muchas cosas, íbamos a muchas actividades e iba viendo como funcionaba todo. Yo tenía mucha relación con ellos por mi trabajo. De hecho, yo llegué en 1991, y en las elecciones de 1994 me pidieron ir en las listas, pero nunca dije que sí hasta 2007. Estaba en mi trabajo como técnica. Pienso que antes de dedicarte a la política tienes que tener un bagaje personal y profesional para poder dar todo lo mejor de ti y yo tenía que seguir forjándome mi carrera y mi profesión.

También es cierto que me eduqué en la Escuela Francesa, en Huelva, y creo que ese amor a la política empezó allí, ya que era un colegio distinto en Huelva, con una filosofía progresista, del Estado francés, que era demócrata, y con el tiempo nos dimos cuenta que muchos de los que han estado en la vida política onubense salieron de la Escuela Francesa. Como Pedro Rodríguez, Gabriel Cruz o yo misma que hemos sido alcaldes y alcaldesa, pero también, por ejemplo, Juan José Díaz Trillo y algún político más de aquí de la zona que no recuerdo, pero sé que ha habido concejales, cargos de la Junta de Andalucía que vienen de esta escuela. Y creo que ese germen con una ideología progresista en un colegio donde se respiraba la democracia, del Ilustrismo francés y de tantas lecturas de tantas cosas que te despiertan ese sentido de la libertad, de la democracia y de ayuda. Y no creo que nada sea al azar, el que de ahí hayan salido personas dedicadas a la política que han llegado a cargos de diferentes tipos.

¿Qué ha sido lo que te ha decepcionado de la política?

Las cosas que no he podido hacer, cosas que no han estado en mi mano, ya que la política depende de muchísimos factores. En esta legislatura en concreto, el Covid nos cambió la vida a todos y paralizó muchas cosas, aunque ya se han recuperado muchas. Lo que no puedes hacer y quieres hacer porque lo ves necesario es lo que más decepción me ha causado. Aparte de eso, hay personas que lo que quieren ver es lo relativo a construcciones, ladrillo, y yo creo que a la política hay que venir a mejorar la calidad de vida de las personas, y así lo he hecho en mi legislatura. Me he preocupado de las personas, para hacer todo lo que está en mi mano y después también, por supuesto, todo lo que es mejorar con obras e infraestructura. Aquello a lo que he querido llegar y no he podido es lo que me causa decepción. Por lo demás, no soy una persona que lleve piedras en mi mochila, porque las piedras me impiden avanzar, y en mi familia no nos han educado ni en el rencor, el odio, ni en la envidia, entonces eso no lo siento.

¿Y lo que más te ha gustado en política?

Haber podido hacer felices a personas, saber que has podido mejorar la calidad de vida de personas, y eso significa hacerlas felices. Y también haber trabajado y haber puesto a Punta Umbría en el lugar que se merece. Sobre todo, en tema turístico, aun con todo lo que ha pasado con el Covid, Punta Umbría está en primera línea, y se trata de un trabajo de todos. Pero sí, ver que el Paraíso suena, que cada vez tenemos más visitantes, más oportunidades, que hay muchas personas que afortunadamente gracias al turismo están trabajando y se están formando.

¿Qué se te ha quedado grabado especialmente en la retina?

Son muchísimas cosas. Desde el primer día que entré como concejala al día que tuve la suerte de ser elegida alcaldesa, que creo que es la satisfacción más grande que cualquier puntaumbrieño y puntaumbrieña puede tener, el representar a su municipio y que el pueblo te elija. Son muchas imágenes, las personas, las trayectorias, personas que han ido superándose en su trabajo, el esfuerzo. Si te digo uno solo no sería fácil. También he conocido a muchas personas por estar en la política, personas de todos los sectores, de muchos lugares, de dentro y fuera de la política y de todos los partidos políticos. Hay imágenes de la unión que se ha tenido, alcaldes y alcaldesas ante la situación del Covid o cualquier situación especial, son cosas que si no hubiera estado en política no las hubiese conocido. También como diputada provincial, que he sido en la dos últimas legislaturas, guardo gratos recuerdos de compañeros y compañeras.

¿Es muy diferente el Ayuntamiento de la Diputación?

La Diputación es el Ayuntamiento grande, es la madre de todos los ayuntamientos. Es una dinámica parecida al Ayuntamiento, pero con más amplitud y te implicas en todo. Mi madre siempre ha dicho donde estés hay que trabajar y estar a tope.

¿Hay algún líder o mentor en la esfera más personal o política que quieras mencionar?

Mis mentores principales son mis padres, sin ellos no hubiese llegado a donde he llegado, y no hubiese tenido la oportunidad de conocer a la gente que he conocido. No te voy a nombrar a ningún otro porque sé que caería en el error de olvidarme de alguien, y no quiero molestar a nadie. Ha habido mucha gente que ha podido ser mentor, no tiene que ser nadie conocido, como por ejemplo un amigo. Luego, sí recuerdo de mi etapa en el colegio a Don Alejandro Tercero, que con él descubrí la Historia y me encanta. Me gustaba mucho como hacía las clases. Era como cuando ves una película histórica inglesa, que para mí son las mejores, y parece que estas en su clase.

¿Cómo has vivido la última etapa en el Ayuntamiento? Se llegó a rumorear que había más de una opción como candidatos…

En el partido nunca se habló de dos personas, en la calle, sí, pero a veces en la calle se hablan de cosas que no son ciertas. El tiempo pone las cosas en su lugar y en el partido solo hubo un candidato que se votó por unanimidad.

Además, también quiero darle las gracias a la población de Punta Umbría y a los trabajadores y trabajadoras del Ayuntamiento, así como a los concejales y concejalas que en la época difícil que me ha tocado gobernar han estado ahí y los resultados son también por el trabajo de ellos. Así como agradecer el trato con todas las asociaciones, hermandades, asociaciones de autoayuda, se trata de una experiencia gratificante.

¿Cómo está siendo tu reincorporación a tu puesto de trabajo?

Estoy recién llegada y las cosas también han cambiado mucho. Estamos viendo los protocolos, las nuevas normativas porque son 16 años fuera del puesto. He llegado hace poco y todavía no está todo el equipo porque hay gente de vacaciones y cuando se incorporen pues le iremos cogiendo el pulso. Relajada sí estoy y a gusto. Es una decisión que tomé hace tiempo y estoy muy relajada porque la política local es muy estresante, son 24 horas. Además, en un municipio donde pasamos de una población de 16.000 habitantes a picos de 160.000 los fines de semana de verano. Antes del covid habíamos roto la estacionalidad, con grandes eventos deportivos, con el festival Village de los portugueses, con los grupos austriacos, con grupos de entrenamiento, y estás siempre en tensión. Los veranos son especialmente intensos. Al principio, cuando escuchaba una sirena de un coche de policía, o una ambulancia decía voy a llamar a ver qué ha pasado. Ya me he acostumbrado a que no tengo que hacerlo. La política local tiene unos tiempos, y en municipios de estas características pues tengo claro que ahora toca otra etapa.

¿Qué es lo que haces exactamente?

Antes de entrar en política era jefa de servicio, pero también daba atención personalizada.

¿Qué te planteas en el ámbito personal?

Vivir, vivir cosas de todo lo que he renunciado en estos 16 años. Lo primero que sacrificas es tu familia, tus amigos, los que más cercano tienes son los que a veces se perjudican más, aunque te entienden.  Ahora, quiero disfrutar de las pequeñas cosas, de pasear por la playa, de disfrutar de mis sobrinos, de mis padres que son ya mayores, de leer algo que no sea de política…

¿Qué te gusta aparte de la lectura?

Me gusta el cine, viajar (que hace mucho que no lo hago), me gusta conversar con mi gente, un buen rato de compartir, y el poder mirar relajadamente el mar, es algo que me relaja muchísimo. Me gusta no ir corriendo, dedicarme tiempo a mí misma y a los míos.

¿Tienes alguna aspiración política aparte de la local que has dado por terminada?

Ahora mismo no tengo más aspiraciones dentro de ese ámbito. No tengo aspiraciones en ese sentido.

Muchas gracias, Aurora, un placer.

Gracias a ti.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

- Publicidad -
- Publicidad -
Últimas noticias

“Voy , voy”: El sonido de la eficiencia y la profesionalidad

"Voy, voy" significa “te escucho”, “ahora mismo estoy contigo”, “no te pierdo de vista”, “no tardo nada en atenderte”......
- publicidad -

Artículos relacionados

- Publicidad -