Rafa Aguilera, un gran deportista y un espejo en el que mirarnos

Índice de contenidos

Espacio Patrocinado por Ibhola:

Nuestro MVP de este mes es el corredor corraleño, fundador de la carrera de montaña ‘La Sonrisa de Rafa’, que se disputa cada mes de enero, desde hace 10 años, en Berrocal. Una carrera que sirve como homenaje anual a su hijo, de tan sólo 8 años, fallecido en 2014, y cuyos fondos se destinan a la investigación del cáncer infantil.

.

 

Rafael Aguilera Carrasco nació el 11 de febrero de 1973 en Huelva. Reside en Corrales desde 2005 y es arquitecto. Vecino de sobra conocido en nuestro municipio, tanto por su faceta deportiva como por su enorme calidad humana, su historia personal y el proyecto solidario que abandera desde hace una década despiertan la admiración de miles de personas allende los límites del municipio aljaraqueño.

Rafa es un deportista de toda la vida. Y es que, según nos confiesa, ha practicado deporte “prácticamente desde siempre, aunque con algún parón puntual. Desde el fallecimiento de mi hijo me centré más en las carreras de montaña y en la larga distancia, aunque otras disciplinas, como el triatlón, no las he dejado del todo de lado”.

El fallecimiento de su hijo, también llamado Rafa, fue, como es lógico, todo un mazazo y un antes y un después en su vida. Al pequeño Rafa le detectaron un tipo de cáncer infantil cuando estaba a punto de cumplir 7 años. Tras algo más de un año luchando, fallecía el 20 de agosto de 2014, casi dos meses después de cumplir 8 años (su 8º cumpleaños fue el 22 de junio). “Después de un año y pico luchando, estuvieron intentando que respondiera a los diferentes tratamientos que le iban poniendo hasta que llegó un punto que nos dijeron que era imposible. Aunque nos prepararon para lo peor, para nosotros fue un mazazo impresionante. Normalmente, estás relativamente acostumbrado a perder a seres queridos de mayor edad, como abuelos, padres, etc., pero la pérdida de un hijo es algo muy cruel”, recuerda nuestro MVP del mes de junio.

A partir de este suceso, se pone en marcha el Club Ultra Trail Huelva, que organizó el 27 de enero de 2015 la primera edición de la carrera ‘La Sonrisa de Rafa’: “Es nuestro homenaje anual a mi hijo Rafa, una carrera la cual también enfocamos para recaudar fondos para la investigación del cáncer infantil. Quedamos muy agradecidos con los médicos que atendieron a Rafa en el Hospital Virgen del Rocío y caímos en la cuenta de que aunque nuestro hijo ya se había ido, aún quedaban muchos niños hospitalizados a los que podíamos ayudar”, explica el corraleño.

Hasta la fecha, ‘La sonrisa de Rafa’ ha recaudado un total de 214.000 euros, que fueron donados a SEHOP, la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátrica. “Nos enteramos de la existencia de esta entidad gracias a los médicos del Virgen del Rocío, al trasladarles que queríamos poner en marcha una carrera solidaria y preguntarles por potenciales organizaciones a las que donar lo recaudado. En varias ocasiones hemos podido comprobar los avances que esta sociedad realiza en materia de investigación en cáncer infantil. Sabemos que los resultados deseados no se van a obtener de hoy para mañana, pues esto es una carrera de fondo, pero tarde o temprano se verán los resultados, y lo único que lo posibilita es seguir fomentando la investigación”, afirma nuestro protagonista.

De esta manera, ‘La Sonrisa de Rafa’ ya se ha convertido en todo un clásico del mundo de las carreras onubense. Incluso ha llegado a ser en dos ocasiones prueba puntuable para el Circuito de Andalucía de Montaña. Disputada cada mes de enero en la localidad de Berrocal, Rafa Aguilera conoce de sobra este terreno, pues su mujer es originaria de Berrocal y él mismo trabaja los viernes allí como técnico municipal. Diez años dan para mucho y al margen del espectáculo deportivo y las muestras solidarias que deja la prueba (con la donación de todo lo recaudado por dorsales y barra popular), en ‘La Sonrisa de Rafa’ se han vivido momentos dignos de película, como por ejemplo “una edición en la que Andrés Viedma, que fue el ganador ese año, entró llorando como un niño en meta. Nos contaba que su mujer estaba pasando por una enfermedad y él, al pasar por un túnel que hay en el recorrido, al salir y ver la luz al final del túnel después de haber estado a oscuras, conectó con su situación personal y se emocionó muchísimo”, rememora nuestro vecino.

La pasión por el deporte y su historia personal son la explicación de las preferencias deportivas de nuestro MVP: “Me gustan las carreras de montaña y que sean de larga distancia. Es a partir de la tercera o cuarta hora cuando me siento más a gusto. Para mí son una escapatoria. La motivación que siempre me ronda es pensar en mi hijo. Son momentos en los que no pienso en mi trabajo y mi mente se vuelca en mi hijo, en pensar que a él le gustaría que yo estuviera haciendo eso porque, entre otras cosas, era un niño súper deportista y con muy buenas condiciones físicas”. Esta motivación extra y la conexión con su hijo, que siempre le acompaña, dotan a Rafa de una fuerza sobrehumana. Y es que jamás se ha retirado de una carrera por cansancio o falta de fuerzas debido a factores como las condiciones atmosféricas. Uno de sus secretos es que siempre corre “con un pequeño tigre de peluche que me amarro al brazo con un velcro. Era un peluche que siempre tenía mi hijo y cuando me preguntan yo siempre digo que el tigrito no me deja retirarme”, cuenta con ternura.

Rafa Aguilera, con el inseparable tigre de peluche de su hijo.

Para finalizar, nuestro MVP resalta no sólo la importancia de hacer deporte, sino lo positivo y necesario que es que la práctica deportiva abrace causas solidarias: “Son cosas que no están reñidas y ‘La Sonrisa de Rafa’ es una prueba de ésto. Al final, todo va unido y nosotros lo concebimos así. Hacemos lo que nos gusta y ayudamos al prójimo, lo que al final desencadena más solidaridad. Por ejemplo, cuando buscamos financiación, patrocinios y colaboraciones para la prueba, todo el mundo al que preguntamos está encantado de ayudar”.


Miguel Angel Pereira (Ibhola):

“Rafa Aguilera, arquitecto de profesión y vecino de Corrales, es conocido en el mundo del trail por su enorme pasión por las pruebas de montaña, por la ultra distancia y por su capacidad para acabar retos al alcance de no muchos deportistas.Pero si hay algo por lo que, quienes lo conocen, destaca Rafa, es por su capacidad para aunar esfuerzos en torno a quienes le rodean. Todo ello con un objetivo único: hacer posible, e inmensamente grande, ‘La Sonrisa de Rafa’, un movimiento solidario que busca, desde hace ya una década, avanzar en la lucha contra el cáncer infantil. Sin lugar a dudas, es de esas personas especiales que contamos con la suerte de cruzarnos en la vida\».
Compartir

Visita o descarga la versión en PDF de Periódicos puntocero

También te podría interesar

Scroll al inicio