No menu items!
domingo, septiembre 25, 2022
- Publicidad -

Suróptica Aljaraque cumple 13 años de servicio en nuestro municipio

El pasado 31 de marzo, Miriam Fornelino Fernández, directora técnica de la óptica, ponía una tarta sobre la mesa de su recepción para festejar junto a sus clientes, sus pacientes y sus compañeros de trabajo, Francisco y María, el 13 cumpleaños de Suróptica Aljaraque. El tiempo pasa, pero la ilusión por seguir prestando el mejor servicio sigue creciendo día tras día

El número 13 es sin duda el número que más intriga y polémica desatan en nuestra sociedad. La numerología, desde siempre, ha intentado revelar los misterios que encierra el enigmático número 13, un número que, a pesar de su mala fama, tiene el poder de brindar y mejorar ciertos aspectos de la vida de las personas dispuestas a trabajar duro por lograr sus objetivos. Sin duda, ese es el caso de este establecimiento aljaraqueño, y de Miriam, su propietaria, que lejos de esconder el 13 han decidido retarlo y dotarlo del mejor de sus significados, ya que es el número amigo de los valientes y de los que se dejan la piel por mejorar la vida de los demás, y ese es precisamente el reto con el que, día tras día se abren las puertas de esta óptica local.

A lo largo de estos 13 años, la óptica ha ido creciendo en capacitación gracias al esfuerzo realizado por su propietaria por mantenerse a la vanguardia del sector. La continuidad en la formación y su afán por el reciclaje profesional le ha llevado a ir ampliando su oferta de servicios hasta el punto de ser hoy todo un referente provincial en terapia visual. Esta terapia, que pueden aplicarse a cualquier edad, han demostrado una enorme eficacia en el tratamiento de diversas alteraciones de visión, recibiendo el aplauso de numerosos oftalmólogos como alternativa a la cirugía ocular en muchos casos.

Así, en Suróptica Aljaraque, se trabajan, mediante terapia visual, afecciones tan habituales como estrabismos, ambliopías (ojo vago), problemas de aprendizaje, problemas en movimientos oculares, problemas de coordinación entre ambos ojos, problemas de enfoque, problemas binoculares, diplopía (visión doble) y problemas originados por daño cerebral, y todo ello con una actuación nada invasiva para el paciente.

Miriam sopló orgullosa las velas junto a sus dos compañeros, Francisco Pacheco y Maria Aznar, y junto a los clientes y pacientes beneficiarios de sus terapias que estaban citados ese día. Disfrutaron de una deliciosa tarta y de una amena tertulia en la que se infiltró Aljaraque Punto Cero, guardando en todo momento, eso sí, las medidas de seguridad que impone nuestra situación de pandemia.

Algunos “amigos” de Suróptica quisieron hablar con nuestro periódico para dar- nos a conocer su experiencia. Elsa Díaz es una joven de 13 años de Bellavista que, desde su nacimiento, sufre un pequeño problema de estrabismo que hace que, cuando está cansada, su ojo se desvía. Su oftalmólogo le ofreció hace unos años dos alternativas para corregir ese problema, la cirugía o la terapia visual. Los padres, optaron por la solución menos invasiva, acudiendo a Miriam para iniciar una terapia que ha dado un buenísimo resultado. Lleva 3 o 4 años asistiendo a terapia y el oftalmólogo es el primer sorprendido de la evolución, hasta el punto de que hoy queda descartada la cirugía. Elsa va a terapia visual encantada, no le supone ningún esfuerzo porque en sus sesiones juega y se divierte además de ejercitar los músculos encargados de corregir su problemilla. Su padre, Simón, asegura que “Miriam pone todo su empeño para que los niños en la terapia afronten y trabajen su problema mientras pasan un rato de diversión. Mi hija va encantada a la terapia visual”.

Antonio Angel Cháves es de Trigueros, tiene 45 años y lleva diez con esclerosis múltiple. Este trastorno degenerativo del sistema nervioso afecta -en su caso- a la vista, además de al resto de su cuerpo. La esclerosis le provocó estrabismo, y su oftalmólogo le ofreció elegir entre la terapia ocular o la cirugía. Antonio optó por la terapia de Suróptica porque la cirugía le resolvería el problema a corto plazo, pero la enfermedad que padece no le garantiza la estabilidad a largo plazo. Cayó en manos de Miriam y la evolución ha sido muy buena, logrando corregir el estrabismo hasta el punto de que su oftalmólogo quedó muy sorprendido por los resultados obtenidos por Suróptica Aljaraque. De hecho, el especialista que trata a Antonio Ángel quiere llevar su caso y el de otros pacientes de Miriam a un congreso de oftalmología para exponer los grandes avances que se pueden lograr gracias a esta terapia que lleva a cabo Miriam. Antonio recomienda a toda la población que “antes de someterse a una intervención quirúrgica, trate de corregir su problema con terapia, porque realmente se obtienen unos resultados asombrosos”. Antonio quiso aprovechar la oportunidad que le ofrece este medio para agradecer públicamente a Miriam “el gran apoyo que supone para mí y su enorme implicación en mi caso”.


Rosa Luna estaba fuera de la óptica esperando que llegase su turno para entrar cuando fue asaltada por Punto Cero. En su casa son 4 y todos con gafas: “conocimos a Míriam por mi hermana, que vivía en Aljaraque. Todos en su casa tienen gafas y todos iban allí. Nosotros aunque vivíamos en Huelva, empezamos a venir a la óptica de Miriam atraídos por la buena experiencia de mi hermana. Cuando mi hija tenía 4 años, su pediatra se dio cuenta que tenía lo que se llama vulgarmente ojo vago y la pusimos en manos de Miriam para hacer terapia hasta los 12 años aproximadamente. Meses después de concluir la terapia vio que tenía miopía, y a día de hoy sigue sus revisiones y correcciones en Suróptica. Mi hijo, por otro lado, empezó a acercarse mucho a la tele, y como ya nos conocíamos, pues lo trajimos para una revisión. Y nosotros, padre y madre, también estamos con ella por presbicia. En fin que después de tantos años, y muchas visitas, somos como familia. Además el trato que nos da Míriam no tiene precio. Amable, paciente, muy prepara- da. Sentimos que estamos en las mejores manos. Ya llevamos 11 años con ella y estamos encantados”.


Mari Ángeles es cliente de la óptica desde hace 12 años, “Miriam me detectó por aquel entonces un ojo vago, cosa que me pilló por sorpresa, desde entonces estoy con ella. Actualmente uso gafas progresivas, con cristales fotocromáticos, y la verdad es que estoy encantada. No puedo pasar por alto que tanto Mirian como Francisco son encantadores, por lo que ir a revisión o a realizar cualquier consulta es un placer. También María, la chica nueva, es un cielo, pero al llevar menos tiempo en la óptica la conocemos menos. Mi hijo Víctor sí que puede hablar maravillas de la óptica de nuestro pueblo, y de Miriam en particular, porque su problemilla de visión era bastante más complejo y ella se lo ha resuelto de maravilla”.


Víctor Manuel Amador es un chico de 24 años que ha estudiado un doble grado y actualmente se encuentra cursando un máster. La correcta visión es algo vital para avanzar en los estudios, él tuvo la suerte de cruzarse con Miriam a tiempo…“Desde pequeño he tenido molestias en la visión, especialmente dese el instituto, cuando empezamos a usar los ordenadores y había más presión. Volvía muchos días de clase con los ojos irritados y algo mareado. Mi familia me llevó a una óptica de Huelva y me dijeron que no tenía nada relevante, una leve miopía que no justificaba el malestar que yo describía, por lo que achacaron mis síntomas a factores emocionales. Cuando abrieron la óptica de Aljaraque, Miriam confirmó que tenía una leve miopía pero que, evidentemente, había que afrontar los síntomas de alguna manera para que no acabaran por pasarme factura en mi rendimiento académico. Me puso unas gafas y seguí las revisiones, pero las gafas no me solucionaron el problema, que se agravó al llegar a la universidad. Llegaba de las clases fatal y Miriam vio que había que indagar en esos síntomas y en por qué los tratamientos convencionales no estaban funcionando. Empezó a trabajar sobre mi caso con técnicas de terapias visuales confirmando que tenía insuficiencia de focalización. Por fin algo objetivo justificaba mis molestias de años. Miriam me propuso terapia, pero por mis horarios me resultaba imposible, de modo que optó por plantearme una segunda opción, unas lentes nuevas de prismas, que suplen el defecto de enfoque del ojo. Desde que me puso estas lentes de prueba y logró ajustarlas a mis particularidades, mi vida cambió. Ya comencé a ver a la perfección, ya podía mirar la cara de la gente cuando estaba cerca, cosa que hasta ese momento nunca pude hacer. Los ojos dejaron de molestarme y mi vida pegó un enorme giro en calidad. Desde entonces uso lentes de prismas, que aunque son mucho más caras y más complicadas de ajustar, han logrado resolver mi problema. Mi experiencia me dice que si no doy con Miriam, tal vez seguiría arrastrando este problema de visión, pero gracias a su empeño y gracias a que creyó en mí y en los síntomas que yo definía, hoy mi vida es mucho mejor, por lo que le estaré eternamente agradecido”.

Berta Rodríguez de diez años, fue a la óptica cuando tenía seis añitos. Entre juegos, Miriam logró hacerle una revisión descubriendo que tenía una importante hipermetropía. Le recomendó la visita al oftalmólogo donde le mandaron, según cuenta Vero, madre de la niña “unas lentes de culo de botella y un parche en el ojo para corregir el ojo vago que le diagnosticaron además de bastantes dioptrías de hipermetropía”. Con estas prescripciones y el alma en los pies, fue Vero a Suróptica, donde Miriam le recomendó probar unas terapias alternativas más novedosas. “Miriam es una fenómena, sabe muchísimo, no deja de formarse, y se implica en el caso como si fuera cosa suya. Para mí ella es un ángel
caído del cielo. Mi hija está encantada porque de ver un 30%, ahora ve un 100%, y todo ello en menos de un año. Va todas las semanas a terapia visual donde se divierte muchísimo. El objetivo de la terapia es tener visión binocular. Miriam ha optado por ponerle unas gafas bifocales sin meterle toda la graduación con la finalidad de que los ojos trabajen. El oftalmólogo, que al principio era un poco reacio a estas novedosas técnicas de Suróptica, no da crédito a los avances que ha conseguido Miriam con Berta, y va a llevar el caso a un congreso de oftalmología que se desarrollará próximamente en Berlín.”

Cuando tu trabajo logra estos resultados que repercuten directamente en la calidad de vida de muchísimas personas que confiaron en tí, cumplir años es una alegría por mucho que el 13 tenga mala fama.
Desde Aljaraque Punto Cero, deseamos a Miriam y a su equipo que cumplan muchos años más cargados de salud, de ilusión compartida y de resultados tan asombrosos como los obtenidos hasta hoy. ¡¡Enhorabuena!!

- Publicidad -
- Publicidad -
Últimas noticias

Vecinos de Moguer muestran en Redes Sociales su malestar ante la escalada de actos vandálicos

Achacan esta situación a la necesidad de más efectivos policiales y a la falta de civismo de parte de...
- publicidad -

Artículos relacionados

- Publicidad -